Desenfocado, el weblog

1 comentarios

Todos a la Calle

Una música tranquila que va en un lento crescendo. Unas imágenes urbanas llenas de grano. La voz en off de Joel Meyerowitz hablando sobre la esencia de la fotografía callejera. Imágenes de fotógrafos en acción intercaladas con algunos de sus trabajos más conocidos. «Intentar encontrar momentos de claridad en el caos urbano…»

EverybodyStreet

Así empieza Everybody Street, el documental de Cheryl Dunn que trata, obviamente, sobre la fotografía callejera y sus protagonistas más reconocidos de las últimas décadas. En su casi hora y media de metraje pasa por delante de su cámara una serie de fotógrafos que vendrían a ser el Dream Team del estritBruce Davidson, Elliott Erwitt, Jill Freedman, Bruce Gilden, Joel Meyerowitz, Rebecca Lepkoff, Mary Ellen Mark, Jeff Mermelstein, Clayton Patterson, Ricky Powell, Jamel Shabazz, Martha Cooper, y Boogie.

Uno tras otro van explicando qué representa para ellos la fotografía, sus motivaciones y sus intenciones, todo ello con un ritmo sincopado, intercalado constantemente por imágenes y más imágenes. Anécdotas, filosofía, estilo de vida y de trabajo… todo ello tiene cabida en este documental. Y sí, es sobre fotografía callejera, pero también es un canto a Nueva York a lo largo del tiempo. Por algo es La Ciudad™.

Estamos ante ese tipo de documental bien realizado, con un ritmo ágil (a veces demasiado) y que adorarán los convencidos y devotos de este tipo de fotografía, que probablemente procedan a agarrar sus cámaras y salgan a emular a sus ídolos en cuanto terminen de aparecer los créditos, como los chavales que salen a dar toques de balón después de ver a Messi marcar su enésimo hat-trick (y con la misma esperanza de llegar a ser como él algún día).

Pero considero que también tiene algunos puntos negativos, como cierta nostalgia mal entendida. Para algunos de los fotógrafos que aparecen en el documental, la única vía posible para capturar el ritmo callejero es disparar con película, abominando de lo digital, como si el combo Leica+kodakhrome fuera una dupla indisoluble y sagrada. La pataleta abuelocebolletil de «en mis tiempos…» que nunca cesa…  Suerte que en un momento surge Jill Freedman para poner algo de sentido común y decir que lo importante es la foto, no con qué cámara la hayas hecho. Bravo, Jill. También comentaría como punto negativo la aparición de Bruce Gilden, pero la alergia que le tengo es un tema personal y es posible que no sea compartido por quien lea estas líneas.

Si os interesa, aquí podéis ver el trailer, que os dará una idea mucho más clara de todo lo que un servidor os haya podido contar.

Hala, a estritear.

Un comentario

Deja un comentario