SillaCordada © 2015 . Todos los derechos reservados

La Sombra que Odiaba la Vagancia

El sedentarismo, contra las cuerdas.

Deja una respuesta

Tu email no se mostrará.
Campos obligatorios*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.