828a © 2005 . Todos los derechos reservados

El Sillón de Morfeo

Esperando al Elegido

2 Comentarios

  1. Todo el que se sienta se queda «roque», no? 😉
    Un saudo.

  2. Brillos sutiles, sombras acentuadas como atardeceres, ligero contraluz. Los brillos nos determinan en gran parte las dimensiones de los objetos, como luces de galibo en los camiones, son los que marcan el territorio de las formas. Sensacion de soledad, no hay partes organicas que hagan uso del sillon, se diria que por una sola vez el sillón cobra vida y protagonismo de encuadre y medita el mismo y no como otras veces su dueño lo hace. Gradaciones casi monocromaticas. Los botones del sillón como ojos que todo lo ven parecen somnolientos pero acechan en su penumbra e invitan a que alguien se los cierre, sentandose, y poder asi observar la espalda del invitado en primer plano.

Deja una respuesta

Tu email no se mostrará.
Campos obligatorios*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.